Reducción del consumo y energías renovables

La instalación típica en España en cuanto a producción de agua caliente sanitaria (ACS) y climatización, es una caldera que produce ACS de forma instantánea, bajo demanda, y que calienta agua que pasa por radiadores distribuidos por toda la casa, y uno o varios equipos de aire acondicionado tipo split. En edificios más modernos encontramos preinstalaciones de conductos para distribuir aire caliente y frío, aunque en muchas de ellas vemos también los radiadores. Y es que hasta ahora, la caldera era la opción más económica para tener ACS y calefacción, y dejábamos el aire acondicionado para el verano, a pesar de contar con la posibilidad de usarlo también como calefacción.

La tendencia actual y que se acentuará en el futuro, es dar preferencia a la energía renovable. Usamos las diferentes fuentes de energía renovable, el sol, el viento, el agua, para producir electricidad y de aquí que se impulse el uso de la electricidad en distintos ámbitos, como el transporte o la calefacción, en sustitución de los combustibles fósiles (gas, carbón, petróleo).

En lo que nos ocupa, ACS y climatización, aparece hace años la aerotermia. Aún hoy está rodeada de un halo de sofisticación y alta tecnología. Desde luego que es un paso adelante, pero no difiere mucho del aire acondicionado que conocemos. Todos hemos notado que nuestro equipo expulsa calor desde la unidad exterior, calor que se pierde, que no aprovechamos. Simplificando, un sistema de aerotermia aprovecha ese calor para calentar agua, que se acumula en depósitos, con lo que tenemos ACS. Y en verano, para calentar el ACS le quitamos el calor al agua que usaremos para refrigerar el ambiente.

Combinado con suelo radiante, fancoils, o radiadores a baja temperatura, ya no necesitamos calentar el agua a 70º en invierno, si no a 40º, lo que también nos proporciona un ahorro importante.

Estos sistemas de aerotermia, que utilizan electricidad para funcionar, vienen preparados para aprovechar la energía proveniente de paneles solares térmicos o fotovoltaicos. 

La normativa europea entiende que por cada kW consumido, un equipo de aerotermia entrega 4kW, por lo que el 75% proviene de la energía contenida en el aire, o energía renovable, lo que cumple con los requerimientos para obra nueva o reforma, que dicen que, dependiendo del consumo, debemos usar un 60 o 70% de energías renovables (RITE). Si quieres saber más sobre cómo funciona, puedes verlo aquí https://ovacen.com/aerotermia/

Un sistema de aerotermia es también la opción adecuada a la hora de solicitar las ayudas para la mejora de la eficiencia energética, que comentamos en otra entrada del blog y que os invito a leer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: ABD Sistemas Integrales de Climatización SL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Siteground.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.